martes, 5 de marzo de 2013

El Bufete: ambición vs ética

El libro al que hoy me refiero nos presenta a Alberto Spínola, un joven, ambicioso y brillante abogado que, con el éxito como única meta, se ve admitido en uno de los bufetes más importantes y prestigiosos a nivel internacional; por otro lado, Berta Salgado es una periodista llena de instinto para las buenas noticias y dispuesta a conseguir información veraz a cualquier precio. Sus vidas se cruzan en un par de ocasiones, y desde ahí la historia a su alrededor se hará cada vez más compleja, apareciendo en escena actores tales como poderosos socios del despacho, multinacionales monstruosas y otros personajes con mayor o menor carga de protagonismo.

Portada del libro
El Bufete es una novela de abogados escrita por Borja Martínez-Echevarría, es ganadora del Premio Abogados de Novela 2012, que otorga el Consejo General de la Abogacía y la Mutualidad de la Abogacía, y en ella no faltan todos los elementos con los que un amante del género thriller pueda soñar: una historia dinámica que no permite descanso alguno, personajes con una buena dosis de carga moral, una trama cuyos hilos están perfectamente atados y que contiene más de un guiño referido a dos mundos que muchas veces pueden parecer irreconciliables pero que realmente revisten una importancia enorme en lo que a labor para la sociedad se refiere: la abogacía y el periodismo.

Si bien se trata de un libro con un argumento definido y bien orquestado, su mayor cualidad no es otra que el realismo a la hora de plantear personalidades y situaciones que bien podrían estar ocurriendo ahora mismo en cualquier ciudad del mundo. El hermético y complejo mundo de la abogacía se entremezcla con los negocios de alto nivel y el periodismo feroz, ofreciendo al lector un cóctel que le dejará buen sabor de boca: el autor narra el encuentro entre personajes con una moral delineada a distinto nivel, enfrentándolos ante circunstancias mayúsculas que les requerirán tomar partido.

Por un lado, Alberto, uno de los protagonistas, que siendo un abogado joven con un gran porvenir y una ambición desmedida por ser el mejor letrado de España, verá moldeadas sus esperanzas y limado su carácter al entrar a formar parte de una firma internacional en Madrid que le restará horas de sueño y le añadirá preocupaciones, pero también le pondrá la miel en los labios, dándole a probar aquello que más desea: el éxito. ¿Donde están sus límites? A lo largo de la historia, el personaje de Alberto, nada plano, irá mutando hacia un camino al que siempre estuvo llamado, pero que sólo él puede decidir.

Por otro, la periodista Berta, devota creyente de la información contrastada con algo que ofrecer al lector, ha encontrado su El Dorado como reportera en el mundo empresarial, y desde hace un tiempo en los despachos de abogados que, como bien sabemos, también se han convertido en auténticos negocios. Allí va a tener acceso a historias que serían dignas de Hollywood y que le conllevarán disgustos, peligros y más de una hora de trabajo al borde del precipicio.

En otro extremo tenemos a Nicolás Verde, el valor más seguro del despacho de Alberto, un peso pesado de la abogacía dotado con todas las herramientas personales y técnicas para triunfar en el mundo jurídico, y que es capaz de llevar la representación de su cliente hasta las últimas consecuencias, ya que no tiene escrúpulos para "bailar" sobre la línea de la legalidad...Tiene ante sí la oportunidad de su vida, la fama como uno de los mejores abogados de la historia le espera si consigue llevar a buen término una macro operación empresarial muy complicada...pero para ello tendrá que decidir hasta qué punto está dispuesto a desprenderse de sus ideales, de su moral y, finalmente, de su humanidad. A lo largo del hilo argumental, seguiremos a Nicolás en un camino que, bien puede ser un descenso a los infiernos en toda regla, bien un sendero hacia la redención.

Finalmente, otros personajes como Cristóbal, el buen amigo de Alberto, Enrique, el enemigo declarado de éste último, Gustavo Lozano, el todopoderoso e inteligente director del despacho en Madrid, Reyes, la impertinente e intrigante jefa de prensa de la firma, o Andrés Roca, el experimentado redactor jefe del periódico en el que Berta trabaja, terminan de completar esta historia de abogados y periodistas made in Spain.


La abogacía de negocios se ha convertido desde hace años en una selva enmarañada llena de plantas jurídicas y lagunas legales, mucho dinero escondido, exploradores en forma de empresarios siempre dispuestos, y letrados que harán de guías por este mundo complejo y oscuro. Sin embargo, hay ocasiones en las que el abogado tendrá que elegir entre el oro fácil y su propia ética personal, sacrificando una cosa o la otra.

El papel del periodismo objetivo, por su parte, requiere a verdaderos cruzados de la veracidad dispuestos a llegar hasta el final con tal de publicar aquello que ellos creen debe salir a la luz: no se trata de publicar por publicar, si no de encontrar y saber identificar los verdaderos hechos entre la montaña de datos inútiles que todos los días vemos en las calles.

En la novela, estos dos ámbitos se entremezclan dando pie a más de un conflicto entre quienes intervienen en ellos, y creando una tensa relación de amor-odio: ¿debe publicarse realmente todo lo que ocurre en el mundo de los negocios? ¿hasta donde llega el secreto profesional de un abogado y su deber de confidencialidad? ¿qué hay de su moral cuando sabe que sus decisiones le pueden hacer cruzar la línea?

Lo mejor: El realismo en las situaciones y profesiones, los guiños a ambas, la  manera de describir a los personajes y su interrelación, el conflicto ético que invita al lector a pensar y algún que otro capítulo brillante como el de la vuelta de Nicolás a la facultad.

Lo peor: Quizás haría falta un desarrollo moral más complejo de los personajes que explicase de forma más profunda como llegan a tomar ciertas decisiones y como cambian de idea en otras.

En definitiva, una interesante historia que os mantendrá entretenidos, os dará algo sobre lo que reflexionar y os acercará un poco más al funcionamiento de estos dos trabajos  tan en boca de todos, pero a su vez tan desconocidos.


El Caballero de Tinta


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también te interese

Animales Nocturnos: la fascinación de la venganza

Volvemos a las andadas con una breve reseña cinematográfica de una de las obras que más me ha llamado la atención en las últimas semanas: A...