sábado, 17 de marzo de 2012

Libertad de pensamiento


Soy libre.

Quiero ser libre y lo seré aunque me impongas cadenas, aunque cargues sacos de piedras a mi espalda, aunque miles de lanzas se claven en mis piernas, aunque tus manos de hierro se cierren sobre mis brazos. Seguiré avanzando, eso tenlo claro.

No seré yo quien cierre su mente, quien deje de pensar, de intentar evolucionar, he decidido no dedicarme sin más a ser feliz, si no mejor persona cada día. Y tú te preguntarás, pero ¿acaso eso no es una esclavitud como otra cualquiera? Y yo te responderé: no, no lo es, porque es mi decisión. Es el camino que yo he decidido trazar para mí mismo y para todo el que libremente quiera seguirme, no el que otros, enganchando un yugo en mi cuello, pretenden hacerme seguir.

Estoy cansado de que me juzguen constantemente: soy esto, soy lo otro, si hago esto es porque soy aquello, y si no, habría hecho lo otro...¿con qué autoridad te crees imbuido para poner sobre mí el dedo acusador? ¿quien te ha dicho que si me gusta A, va a tener que gustarme B inequívocamente?

Detesto...detesto a las mentes pequeñas, a la gente cerrada, a lo radical, a aquellos que no conciben nada más allá de su propio código de conducta, código que no se han parado a analizar y sobre cuya conveniencia ni siquiera se han preguntado alguna vez. La estrechez de miras es un problema que debió quedarse en el siglo XV, pero, de algún inexplicable modo, todavía hoy, en pleno año 2012 hay quien, a pesar de tener un nivel cultural aceptable y una educación más que respetable, sigue anclado en estructuras mentales prehistóricas.

Por todo ello, he decidido tomar otro camino: el del guerrero, el del que se enfrenta a la vida y sus obstáculos cada día mostrando únicamente una espada de acero en una mano y un pecho descubierto que respira entrecortadamente.

Soy el que usa la palabra como único arma, y esa palabra me hace libre.


El Caballero de Tinta

1 comentario:

Quizás también te interese

Animales Nocturnos: la fascinación de la venganza

Volvemos a las andadas con una breve reseña cinematográfica de una de las obras que más me ha llamado la atención en las últimas semanas: A...