jueves, 5 de enero de 2012

Ender y el fin de la moral


La humanidad está en guerra. Los insectores, raza alienígena que interconecta telepáticamente a sus individuos y que parece mostrarse abiertamente incompatible con los habitantes de la Tierra, ya ha amenazado en dos ocasiones el futuro de nuestra especie.

Ender, el niño más inteligente de la Tierra, es llevado a la Escuela de Batalla espacial para convertirse, a marchas forzadas, en comandante de los ejércitos terrícolas y en la única esperanza de la humanidad.

Con este argumento, tan, aparentemente, manido en el mundo de la ciencia ficción, comienza uno de los libros más atípicos que se puedan encontrar dentro del género. Me atrevería a decir que es más que eso: el Juego de Ender se ha convertido, por mérito propio, en un punto de referencia para varios tipos de lectores que buscan algo diferente.

Ender es un niño, y no un niño cualquiera, sino un niño de 6 años con una inteligencia superior al resto de los mortales, y aunque posee una mente analítica y dotada para la resolución de todo tipo de problemas(recordémos a todo aquel al que le cueste creerselo, que no estamos hablando de niños como podríamos ser nosotros, sino de niños especialmente escogidos entre los mayores genios precoces de la humanidad), se va a encontrar con la horma de su zapato en su corta edad, pues será la inocencia y la necesidad de alguien que vele por él inherentes a todo niño, lo que peores pasadas le va a jugar a lo largo de todo la historia.

El Juego de Ender es, ante todo y más que nada, un libro que ahonda en la psique del ser humano, y lo hace de una manera profunda, radical y, a veces, hasta brutal. Su argumento principal trata sobre la formación de un verdadero líder desde muy pequeño. Por eso, se hace muy interesante ir analizando las reacciones de Ender ante los obstáculos que cada día van surgiendo, y como él, mentalmente, va desgranando las razones de su proceder, o fundamenta sus actos en uno u otro parecer. Ender cada día es mayor, lo que conlleva que sus pensamientos van a evolucionar, sea por el camino que sea.Por otro lado están Valentine y Peter Wiggin, sus hermanos, que están ahí para convertirse en contrapunto de ellos mismos y hasta del propio Ender, pues poco a poco comienzan a anhelar y hasta a luchar por conseguir todo lo que Ender detesta o no está de acuerdo. Los “amigos” (si es que puede llamárseles así) de Ender también juegan un papel crucial en la historia, pues cuando Ender es separado de su familia justo al principio del libro, serán ellos los que cubrirán (o irán dejando de cubrir, todo depende) esos huecos emocionales que el joven Ender experimenta en su entrenamiento, aunque llegarán a verle de otro modo distinto. Finalmente, los profesores de la Escuela y el Alto Mando se erigirán en dioses ordenadores y querrán hacer de Ender, desde muy pronto, el general perfecto, sometiéndolo a verdaderas pruebas que llevarán su resistencia física y mental mucho más allá del límite humano.

Cuando el desenlace tiene lugar y Ender descubre la realidad de todo lo que ha vivido durante todos esos años, en el lector se planteará una duda que corroerá su mente poco a poco hasta aflorar al exterior: “¿Era necesario todo esto?” “¿Cual es el porqué?” “¿Hasta donde se debe llegar por proteger a aquellos que, se supone, son los tuyos?”

Por si todo esto fuera poco, el Juego de Ender completa esto con explicaciones ligeras de estrategia militar y le da el toque futurista que tanto gusta a los amantes de la ciencia-ficción.

El Juego de Ender es, por un lado, un imprescindible, un libro que toda persona ambiciosa, que pretenda llegar a lo más alto en algún ámbito de su vida, debería leerse. Asimismo, también es una obra amena, que se lee muy fácilmente y cuyo ritmo es bastante rápido. Quizás ahí estribe su magia, en saber combinar la sucesión rápida de acontecimientos con el tinte psicológico que todo buen libro debería tener.

Y para todo aquel que lo lea y le guste...existen hasta cinco libros más relacionados con Ender y su mundo, así que...¿a qué esperais? ;)





El Caballero de Tinta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también te interese

Animales Nocturnos: la fascinación de la venganza

Volvemos a las andadas con una breve reseña cinematográfica de una de las obras que más me ha llamado la atención en las últimas semanas: A...