domingo, 13 de noviembre de 2011

El Perfume: historia de un asesino


¡Muy buenas tardes a todos! Quisiera inaugurar el blog con una pequeña reseña de uno de mis libros preferidos: el Perfume, de Patrick Suskind. Un libro que ocupa y ocupará siempre un lugar destacado en mi humilde biblioteca.

Cuando terminé de leer el Perfume, en mi interior no podía por menos de sentir que acababa de leer una obra maestra: una historia original y ante todo verdaderamente impactante, que te atrapa desde el primer minuto a base de increíbles descripciones olorísticas que te hacen ver lo maravilloso de este "enfant terrible" que es Grenouille, un protagonista que nos asusta, repele y atrae por igual (hace que, al igual que en el libro, nosotros también caigamos hechizados por su influjo,lo cual no deja de ser cuanto menos curioso si nos fijamos en que se trata de un hombre de apariencia gris y anónima que,parece ser todo lo contrario a alguien carismático); unos personajes bufonescos, brutales y, en su mayoría carentes de toda moral (de lo cual extraemos que, después de todo, no había tanta diferencia entre ellos y Grenouille, el cual nunca llegó a conocer el verdadero significado de muchas palabras abstractas)sobre los que nuestro nariz de oro deja una impronta que les marca de por vida (otra metáfora más,pues contrariamente a lo que él creía, absolutamente toda persona que con él llegó a tratar fue objeto de accidentes, sucesos extraños o situaciones increíbles (el Marqués de la Taillade-Espinasse, la catarsis final en la plaza de Grasse, Baldini, Grimal...); un argumento cuidado y desarrollado donde caben múltiples lecturas y donde la imaginación del lector juega un papel clave a la hora de interpretar la novela; unas víctimas desdichadas y exquisitas, como manjares con fecha de caducidad incluída; una impresión filosófica bastante notable (Grenouille tiene un ideal, que es él mismo y su búsqueda de tan sólo lo que a ÉL le hace feliz: las fragancias delicadas y sugerentes en extremo); su gran capacidad para crear sensaciones en quien lo lee, aunque no sea capaz de imaginar esa gama aromática que Grenouille ve como natural (en más de un momento durante el transcurso de la aventura, no sólo le desprecias a él, si no también a todos los demás por hacer con él lo que hacen, y por mostrar ese carácter animal y ausente de sentimientos)...y es que además es, como su nombre bien indica, ¡la historia de un asesino! (¿qué más se puede pedir?)

Supongo que podría seguir durante horas y aún así no sería capaz de plasmar todo lo que esta historia me ha transmitido, así que me limitaré a calificarla ya no de "altamente recomendable", si no de "lectura obligada" para todo aquel que disfrute al menos un poco con la buena literatura.

El Caballero de Tinta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también te interese

Animales Nocturnos: la fascinación de la venganza

Volvemos a las andadas con una breve reseña cinematográfica de una de las obras que más me ha llamado la atención en las últimas semanas: A...